fbpx

¿Cómo cambiar el pañal sin morir en el intento? -Parte 2-

Hoy continuaremos con la segunda parte de ¿Cómo cambiar el pañal?,pero sin morir en el intento:

Ahora que ya tienes todo preparado… manos a la obra:

1-Coloca al bebé boca arriba (posición supina), aprovecha para hablarle o cantarle mientras le retiras la ropa. En esta etapa es más cómodo utilizar prendas que puedas soltar de cintura para abajo.

2-Abre los cierres adhesivos del PAÑAL, pliégalos y pásalos hacia atrás, para evitar que se peguen a la piel del bebé.

3-Comprueba si hay caca, antes de retirar el pañal límpiala primero con la parte superior del pañal de adelante hacia atrás. Tip: Si tienes un niño coloca una toallita sobre el pene del bebé,  pues es muy probable que por el cambio de temperatura haga pis… así evitarás que te de una ducha sorpresa!!!

4-Sujeta al bebé por los tobillos con una sola mano (ojalá la no dominante), levántale el culito y colócale sobre la cara exterior del pañal, ocultando la parte interior del pañal y su contenido.

5-Toma una TOALLITA HÚMEDA o una esponja mojada con agua tibia y limpia cuidadosamente el culito y los pliegues del bebé, limpia delicadamente los pliegues para asegurar que no queden residuos allí.

Recuerda siempre limpiar de adelante hacia atrás en especial si es niña para que las heces no entren en contacto con la vagina y evitar posibles infecciones.  En el caso de los niños limpia el área genital de delante hacia atrás y por debajo del escroto, no intentes retraer el prepucio para limpiar la zona, poco a poco se irá retrayendo espontáneamente y por lo general se habrá retraído completamente cerca de los tres años.

6-Levanta las nalgas del bebé, cierra y retira el pañal sucio. Abre el pañal limpio y colócalo bajo su culito. Seca totalmente la piel y si es necesario aplícale crema protectora.  Verifica que la parte de atrás esté bien colocada a la altura de su cintura, pasa la parte delantera por encima de su barriga y cierra los velcros, teniendo en cuenta que el pañal no debe quedar ni muy apretado -porque haría daño al bebé- y se encontraría molesto, ni muy suelto -se vertería el contenido al exterior. Tip: Introduce el dedo y deslízalo por todos los bordes (barriguita y piernas) así sabrás si el pañal está bien ajustado… y ya está!

Esperamos que estos sencillos consejos os sean de utilidad, ser padres es un gran viaje, cada actividad con vuestro peque es un nuevo reto, en ocasiones hay miedo, son muchas las expectativas,  pero que nada os limite a vivir esta aventura con alegría pues iniciáis  una de las experiencias más enriquecedoras que se pueden experimentar, disfrutad cada etapa con optimismo y paciencia, esperamos desde Más Pañales acompañarte para hacer juntos el camino más divertido.

 ¿Qué es lo más divertido que te ha pasado en un cambio de pañal?  Comparte tu experiencia!!

Psicóloga, redactora y madre de 2. Entusiasta de la buena lectura, la buena mesa y el mundo de los peques.