fbpx

¿Cómo cambiar el pañal sin morir en el intento? -Parte 1-

El cambio del pañal no es solo un momento de higiene sino también la ocasión ideal para que el bebé sienta todo lo que lo amas a través de los mimos que le podáis proveer en este momento. Si sois unos padres primerizos os puede parecer todo un reto ¡pero tranquilos! siguiendo algunas recomendaciones y con un poco de práctica podrás hacerlo sin mayor esfuerzo, incluso con los ojos cerrados.

Aspectos a tener en cuenta:

  1. Las pri­meras deposiciones de los recién nacidos suelen ser negras y pegajosas son mejor conocidas como “meconio”, luego se tornarán verdosas con grumos y más tarde amarillas y líquidas.  La expulsión del meconio durará aproximadamente 48 horas.
  2. En las niñas recién nacidas se puede presentar un ligero manchado de color rojizo en el pañal que -en principio- no debe suponer un motivo de alarma. Se trata de sangrado vaginal fruto de las hormonas que la madre le ha transmitido. Si no desaparece en breve debéis acudir al pediatra
  3. En los recién nacidos se recomienda cambiar el pañal en promedio 12 veces por día, para evitar que la humedad entre en contacto con la piel y pueda generar irritaciones o dermatitis del pañal (*).
  4. Se debe tener un alto nivel de exigencia hacia la calidad del pañal que vais a emplear, pues es un producto que estará en contacto continuo con la piel del bebé. Por eso es importante que los pañales que use vuestro bebé estén clínica­mente y dermatológicamente testados. Es importante que analicéis aspectos como: ca­pacidad de absorción y sequedad,  nivel de cuidado que ofrece para la delicada piel del bebé, comodidad y la libertad de movimientos que ofrece.
  5. La piel  en la zona del pañal del bebé es una de las más sensibles de su cuerpo, por estar permanentemente expuesta a la humedad y a otros agentes externos así que hay que dedicarle toda la atención manteniéndola limpia y lo más alejada posible de la humedad.  Siempre elige productos suaves dermatológicamente testeados.

 ¿Qué debo hacer antes de cambiar el pañal?

Reúne todo lo que necesitas.  Antes de empezar debes tener a mano todo lo que necesitas:

  1. Pañal Limpio.
  2. Toallitas húmedas
  3. CREMA PROTECTORA (si lo requiere).
Aquí un Tip: Crea una cesta con todos los elementos que necesitas para el cambio del pañal, algún juguete, etc., con el fin de tenerlo todo a mano y que no falte nada importante.

Crea un ambiente agradable. Es importante que la temperatura donde realizamos el cambio sea de unos 25 grados para que el pequeño no sienta frío.

Elige un sitio seguroElige un lugar que brinde toda la seguridad para el bebé, al principio por lo delicados que son y conforme tienen más movilidad por las posibles caídas. Puedes realizar el cambio encima de una cama, de un sofá o una superficie firme, aunque existen en el mercado diferentes opciones de cambiadores que te pueden brindar mayor comodidad, lo que importa es que sea seguro y recuerda que NUNCA debes dejar solo al niño en la superficie donde lo cambias. Incluso los recién nacidos pueden moverse y caer de forma accidental.

Comodidad en los cambiosHay  que tener en cuenta que si resulta importante el grado de confort del bebé a la hora del cambio, también lo es para la persona que va a realizar esa tarea. Lo importante es que quede a la altura de la cintura para no tener que doblar la espalda en exceso.

Lava tus manos. Debes lavar tus manos y frótalas para calentarla un poco antes de entrar en contacto con la piel del bebé, ya que el cambio de temperatura o tocarlo con las manos muy frías puede incomodarlo y hacerlo llorar.

Alerta: Ten cuidado que el cordón umbilical del recién nacido no se ensucie con la orina ni las heces ya que podríamos provocar una infección en el ombligo u onfalitis. Debemos seguir teniendo cuidado hasta que este cicatrice ya que sigue habiendo riesgo de infección, sobre todo al cambiar pañales.  Sitúa y sujeta bien el pañal por debajo del cordón y al momento de hacer el cambio cubre el ombligo con otro pañal limpio para evitar que entre en contacto con la orina o las heces.

 (*) La dermatitis en la zona del pañal es un término genérico que se utiliza para definir una amplia gama de reacciones inflamatorias que afectan a la zona de la piel cubierta por los pañales. Es más frecuente en niños atópicos o con eczema seborreico, más raro como manifestación de otras enfermedades. Está directamente relacionado con la humedad provocada por la persistencia de heces y orina en el pañal que actúan sobre la piel irritán­dola. En este ambiente húmedo, la sobreinfección por cándidas (hongos) es frecuente. Las lesiones afectan a nalgas, periné, parte supe­rior de los muslos e inferior del abdomen (Asociación Española de Pediatría, Guía Práctica para Padres)

 … ya lo tienes todo?  En nuestro próximo blog, continuaremos con más tips sobre esta importante y maravillosa actividad!

Psicóloga, redactora y madre de 2. Entusiasta de la buena lectura, la buena mesa y el mundo de los peques.