¿Cuándo comenzamos con la higiene bucal del peque?

La higiene bucal del peque es muy relevante, puesto que se trata de un cuidado básico para su salud. Ten en cuenta que numerosas enfermedades comunes y menos convencionales tienen su entrada por la boca. Asimismo, la higiene bucodental es fundamental también para seguir los cánones estéticos consolidados, que pasan por una sonrisa blanca y simétrica.

Al fin y al cabo, los dientes, una vez caen los de leche y son sustituidos por los definitivos, son para toda la vida y resultan muy necesarios para diversas acciones claves del día a día, tales como comer, respirar, hablar o digerir.

Por eso, vale la pena esmerarse cuanto antes en la higiene oral de los niños. Ha de ser una responsabilidad prioritaria de los padres o tutores. A continuación, te damos algunos consejos interesantes acerca de cómo puedes ayudarles. Presta atención.

Los pasos hacia la autonomía en la higiene bucal infantil

En primer lugar, has de tener en cuenta que los dientes de leche iniciales salen, por lo general, a partir del primer semestre de vida del bebé.

Aunque se vayan a caer, sigue siendo importante cuidarlos. Te recordamos que, si alguno de ellos se cae antes de tiempo, puede dar lugar a maloclusiones cuando otros vayan naciendo con distorsiones en la cavidad bucal.

Por consiguiente, el cuidado de estos dientes tiene que comenzar incluso antes de su aparición. Los padres pueden frotar las encías con una gasa, lo que va a contribuir a masajearlas. Luego se limpian con una toallita.

Pero, desde que comience a surgir la primera dentición, es fundamental estar encima de ellos para cepillarles los dientes. Se va a hacer con un cepillo adaptado al tamaño de su dentadura y una cantidad mínima de pasta de dientes.

Nos referimos a una proporción similar a las dimensiones de un grano de arroz. Comúnmente, conocemos esta medida como raspar o manchar el cepillo. Cuando los niños tienen dos años, es más que suficiente.

Hasta los tres años de edad se va a emplear este método, controlado por los padres, que les van a lavar los dientes un par de veces al día. Por la mañana y por la noche.

Cuando los peques alcancen una edad que oscile entre los tres y seis años, ya es el momento de que empiecen a practicar por sí mismos, aunque con la supervisión oportuna de los mayores.

De hecho, pueden incrementar el tamaño del dentífrico fluorado que empleen en cada sesión hasta las dimensiones de un guisante.

En otro orden de cosas, los padres van a complementar esta enseñanza técnica con consejos acerca de buenos hábitos acerca de la salud bucodental (no comer demasiados dulces, utilización de la seda dental, etc.).

¿Cuándo interesa que el niño visite por primera vez al odontopediatra?

La primera visita a su consulta puede ser realizada entre el semestre y primer año de existencia, cuando comienzan a tener dientes de leche. Es básica para recibir recomendaciones acerca de las técnicas de cepillado y los productos a utilizar.

En definitiva, la higiene bucal del peque requiere la máxima atención por parte de sus padres.

APÓYATE EN MÁS PAÑALES

Con estos consejos ya sabes cómo empezar con la salud bucodental de tu peque y cómo enseñarle a que él mismo aprenda cómo cuidar su salud dental.

Apoyándote en los productos de Más Pañales, conseguirás asegurar tu bienestar y el de tu peque. Además, podrás encontrar un amplio surtido de productos para ti y para tu bebé, desde higiene (pañales o toallitas) hasta más productos de alimentación, juguetes y productos prácticos, ¡todo al mejor precio! Porque la calidad no está reñida con el precio (y mucho menos cuando se trata del bienestar de tu peque), visita Más Pañales y consigue los mejores productos para tu bebé con una buena calidad y un buen precio.

Por tanto, ya sabes por dónde empezar con la salud dental de tu pequeño. ¡Te esperamos con mucha ilusión en Más Pañales!

Deja un comentario