fbpx

Hipo del bebé: cómo combatirlo

El hipo del bebé es un tema que muchas veces no se trata en la consulta del pediatra. Sin embargo, muchas veces el hecho de que sufran de hipo tiene que ver con procesos internos que no están asimilando bien, como las digestiones.

Aunque no el hipo no es nada alarmante, sí que hay veces en la que los papis nos asustamos cuando vemos que llevan demasiado rato y no se les pasa. En este post te mostraremos las causas más comunes por las que se produce el hipo y cómo evitarlo.

Causas del hipo en los bebés

Las indigestiones o las digestiones pesadas pueden provocar que el niño tenga hipo. Muchas veces, una intolerancia o cualquier otro problema del sistema es el foco de atención ante este tipo de problemas. Otras muchas, sin embargo, no tiene ninguna importancia y se debe a que el cardias, que es la válvula que cierra el conducto digestivo que une el esófago con el estómago, no cierra bien.

El hipo del niño también se puede deber a que el estómago se encuentre demasiado lleno después de la toma o la comida. En cualquier caso, además del ruido característico del hipo (que en los bebés se escucha mucho más bajito y peculiar), lo normal es que estos manifiesten su incomodidad mediante el llanto. Básicamente, porque esta es su forma de comunicarse. A veces, su incomodidad los lleva incluso a la crisis del llanto. También puede suceder que no tengan control con lo que guardan en el estómago en una crisis de hipo y que, consecuentemente, lleguen a vomitar un poquito cada vez que hipan.

El hipo del bebé puede ser causa de problemas que necesiten revisión médica. Por ejemplo, si el bebé no para de llorar y está muy incómodo, si le ha subido la temperatura o si lleva con hipo más de tres horas, debes acudir con él al pediatra. Aunque probablemente no sea nada grave, es mejor que un profesional se encargue de que se establezca su normalidad cuanto antes. Así estará sano y feliz.

Cómo combatirlo

Una de las maneras de combatir el hipo en los niños es intentar que traguen la menor cantidad de aire posible. Si son recién nacidos o toman biberón, controlar el tamaño de los agujeros de la tetina. Si ya son mayores, tener cuidado de que no tomen bebidas con gas o que traguen demasiado aire al comer o beber cualquier tipo de líquido. Aunque no son remedios que curen del hipo, sí son estrategias que seguir para niños que tienen tendencia a acumular aire dentro de su sistema digestivo.

Además de estos remedios que pueden parecer obvios, pero son eficaces, existen productos anti hipo que pueden ayudar a un bebé con problemas relacionados. Por ejemplo, si este toma biberón, debe usar un biberón y una tetina anti hipo. Además, por supuesto, habrá que tener especial preocupación sobre la inclinación del biberón, pues un biberón mal inclinado obliga al bebé para beber a tragar también aire.

Como siempre cuando se trata de salud, si el hipo del bebé se perpetúa o no eres capaz de controlarlo, es necesario visitar al médico especialista en pediatría. Lo más importante es saber que el niño está bien y, mientras permanezca incómodo a causa del hipo, no va a poder ser todo lo feliz que se merece. Aunque te parezca algo no demasiado grave, ¡acude al pediatra si no mejora!

Siguiendo estos consejos y apoyándote en los productos de Más Pañales, conseguirás asegurar el bienestar de tu peque y evitar en medida de lo posible el hipo.

Además, podrás encontrar un amplio surtido de productos para ti y para tu bebé, desde higiene (pañales o toallitas) hasta más productos de alimentación, juguetes y productos prácticos, ¡todo al mejor precio! Porque la calidad no está reñida con el precio (y mucho menos cuando se trata del bienestar de tu peque), visita Más Pañales y consigue los mejores productos para tu bebé con una buena calidad y un buen precio.

Por tanto, cuando tu bebé empiece a llorar, ya sabes lo que debéis de hacer. Con algo de comprensión y las herramientas adecuadas disfrutaréis como nadie. ¡Te esperamos con mucha ilusión en Más Pañales!

Deja un comentario