fbpx

Cómo asegurar el descanso del peque

El nacimiento de un hijo es un acontecimiento emocionante y rodeado de alegría. ¿Sabes cómo debe ser el descanso del peque? Cada día que pasa aprendes algo nuevo de él y, sobre todo, sientes la necesidad de mimarlo y cuidarlo al máximo. Seguir ciertas pautas te ayudará a que en poco tiempo tu pequeñín sea capaz de dormir solo y del tirón

El descanso del peque el primer año de vida

Los recién nacidos duermen casi todo el día, como lo hacían dentro del vientre de mamá. Y durante el primer mes seguirán este mismo ritmo. Solamente verás que se despierta si se siente molesto o tiene hambre y, después, dormirá de nuevo.

Lo habitual es que pasen 16 o 20 horas durmiendo y que no distingan día de noche. En este momento no es necesario incluir pautas, porque los bebés necesitan todo ese tiempo para dormir: es vital para su normal desarrollo y crecimiento.

Si el bebé duerme suficiente, su metabolismo se regula mejor y crece mientras duerme. Esto se produce porque se activa su hipófisis durante el sueño REM. Poco a poco tu hijo irá durmiendo más horas seguidas sin despertarse para comer y lo hará más seguido por la noche, alrededor de 10 horas.

El sueño en el segundo y tercer año de vida

Verás que tu hijo, aunque ya necesita estar despierto más horas, también necesita entre 10 y 13 horas de sueño al día, la mayor parte por la noche. Algunos, hasta los 3 años, necesitan una siesta diurna a media mañana o tras el almuerzo.

Pautas para que los bebés duerman desde el principio

Aunque dormir es una necesidad natural, es importante que vayas incorporando pautas para que el niño logre dormir por la noche de manera autónoma y vosotros, como padres, podáis descansar también.

  1. Introducir un baño relajanteantes de ir a la cama desde que son bebés. Si se convierte en un hábito, el niño relacionará el baño calentito con dormir. Utilizar productos relajantes, como gel de lavanda, puede ayudar.
  2. Tras el baño, si se le da un pequeño masaje con aceite de lavanda, también puede ayudarle a relajarse y dormir tranquilo.
  3. El peque debe tener una habitación propia con su cuna, aunque los tres primeros meses pueda compartir habitación con los padres, para que te sea más cómodo amamantarlo. A partir del tercer o cuarto mes ya puede dormir en su habitación.
  4. Crear rutinas progresivamente es lo más aconsejable. Cena, baño, ponerle el pijama, dejarlo en su cunita en un ambiente relajante, por ejemplo, una música suave, y dejarle solo hasta que se duerma. Desde los 6 meses es aconsejable que vaya acostumbrándose a esta rutina.
  5. A partir de los 2 años se introducen rutinas como lavarse los dientes y leer un cuento, de esta forma, se relajan y pueden dormir mejor.

Como ves, lo más aconsejable para asegurar el descanso del peque es introducir pautas desde que es bebé. De esta forma tu hijo será capaz de dormir solo. Para todos los cuidados puedes pasarte por nuestra web, puesto que somos expertos en productos de cuidados infantiles.

Siguiendo estos consejos y apoyándote en los productos de Más Pañales, conseguirás asegurar el descanso de tu peque y también el vuestro.

Además, podrás encontrar un amplio surtido de productos para ti y para tu bebé, desde higiene (pañales o toallitas) hasta más productos de alimentación, juguetes y productos prácticos, ¡todo al mejor precio! Porque la calidad no está reñida con el precio (y mucho menos cuando se trata del bienestar de tu peque), visita Más Pañales y consigue los mejores productos para tu bebé con una buena calidad y un buen precio.

Por tanto, asegurar el descanso de tu peque no es imposible. Con algo de planificación y las herramientas adecuadas disfrutaréis como nadie. ¡Te esperamos con mucha ilusión en Más Pañales!

Deja un comentario