fbpx

Enseñar a comer al bebé

Enseñar a comer correctamente a tu hijo debe ser un proceso natural, en el que la paciencia de los padres juega un papel importante. El niño debe adquirir hábitos saludables y de convivencia al mismo tiempo que se alimenta. Para ello, es importante enseñar a comer al bebé de forma relajada y sin sobresaltos.

A partir de los 6 meses, que la lactancia exclusiva comienza a dar paso a la cabida de alimentos sólidos en la dieta de tu peque, los padres comienzan a plantearse qué tipo de alimentos deben darles, en qué formato… Es normal que surjan estas dudas, sobre todo cuando es tu primer hijo y todo es nuevo.

Sin embargo, es un proceso en el que, con unos sencillos trucos, te resultará mucho más fácil enseñar a tu bebé a comer.

Consejos para que tu hijo empiece a comer solo

La hora de la comida debe ser un momento placentero para toda la familia. Comer juntos ayudará a tus hijos a disfrutar de la alimentación. Si tu hijo nota que disfrutáis comiendo, y que la hora de la comida es algo agradable para la familia, lo asimilará como tal y el proceso será mucho más sencillo.

Intentad, además, no hacer comentarios negativos sobre los alimentos delante del bebé, ya que son esponjas y actuarán, en muchos casos, por repetición. Si el peque se habitúa a escuchar comentarios como “qué asco” o “esto no me gusta”, antes o después los acabará adoptando. Asimismo, recuerda que no todo le gustará y lo irás descubriendo poco a poco.

Ahora te contamos algunos trucos para enseñar a comer a tu pequeño.

Deja que experimente con los cubiertos

A partir de los 6 meses puedes comenzar una alimentación BLW (baby led weaning), basada en ofrecer al bebé alimentos crudos y hervidos en pequeñas porciones, para que las coma con las manos. Verduras, frutas, carnes y pescados constituyen la comida de bebé a partir de esta edad, junto con la leche.

Ofrece a tu hijo los alimentos partidos en trocitos y bastones para que pueda agarrarlos y llevarlos a la boca, previamente preparados para que sus texturas sean propicias para sus dientecitos y encías.

Paulatinamente debes ofrecerle los cubiertos (cuchara y tenedor), ya que fomentarán su curiosidad y querrá experimentar una y otra vez la destreza en su manejo. Mientras tanto, déjalo que toque todo con sus manos.

La importancia de la rutina

A los bebés la rutina les aporta seguridad, también en el momento de la comida. Establece una hora y un lugar para cada comida y repítelos todos los días. Así sabrá de antemano que cuando llega el mediodía y nos sentamos a la mesa es hora de comer.

Utiliza un asiento elevador o una trona para que el niño participe de la comida familiar y ofrécele pequeñas porciones de los alimentos de los adultos, siempre que sean adecuados para él. De este modo, irá demandando progresivamente comer lo mismo que los demás.

Adapta la dieta

Para que tu hijo esté dispuesto a comer solo, tanto el tipo de comida como las cantidades, estas deben estar ajustadas a su edad y a sus necesidades. No le ofrezcas comidas fuertes, avinagradas o picantes, ya que las rechazará y tardará en volver a comer alimentos sólidos. Tampoco debes ofrecerle una cantidad excesiva, para que no se agobie ante la visión de un plato lleno hasta los bordes.

Recuerda que el momento de la comida no debe ser una batalla, por lo que es preferible poca cantidad y con el gusto adecuado a la edad del pequeño.

Vajillas y cubiertos atractivos

Para hacer más atractiva la hora de la comida hazte con una vajilla infantil con dibujos y colores atractivos. De esta forma, el momento de comer se convertirá en un juego donde descubrir las formas que hay en el fondo del plato cucharada tras cucharada. Se sentirá más cómodo con su propia vajilla y estará más predispuesto a comer.

Recuerda hacerle comentarios positivos sobre la comida y sus artilugios para comer, como “ummm, qué rico”, o “qué plato más chulo tienes”, e incluso probar a preguntarle por sus cubiertos, los dibujos que tiene o qué alimentos tiene en ellos.

Eso sí, las vajillas para tu peque deben cumplir con ciertas normas, como que hayan sido fabricados sin puntas, para evitar dañar la boca cuando el bebé se acerque el tenedor a la boca. Y los vasos disponen de un sistema antivuelco para que no se derramen de forma accidental.

Puedes consultar los modelos que tenemos disponibles en nuestra web en este enlace.

Como ves, todo ello contribuirá a que el momento de enseñar a comer al bebé sea agradable y divertido para toda la familia. En Más Pañales podrás encontrar las mejores vajillas para tu peque, para que la hora de la comida sea placentera y divertida.

En Más Pañales somos especialistas en productos para tu bebé, y podrás encontrar la mejor selección de productos para sus necesidades: pañales, toallitas, alimentación o los productos de la mejor calidad, incluyendo vajillas, cubiertos y accesorios . Además, ¡al mejor precio!

¡Te esperamos en Más Pañales! La tienda online para los productos de tu bebé.

Deja un comentario